Escuelas que Funcionan: Un Modelo de Mejora Continua

La importancia del proceso de mejora continua ha sido abundantemente documentada. Pocas veces la gente que visita un floreciente centro educativo está consciente del proceso que le ha tomando llegar a ser lo que ahora es. Durante los años que serví en lo que podría considerarse una escuela próspera, me aseguré de compartir a nuestros visitantes que la escuela que ellos contemplaban no había surgido de la noche a la mañana. Cada líder educativo sabe que el mejoramiento escolar es tanto una travesía como una meta. Es desafortunado cuando un líder educativo piensa que su colegio ha alcanzado todo su potencial. Ninguna escuela “llega” a la meta; el mejoramiento de objetivos y estrategias serán una constante en el liderazgo educativo cristiano has- ta la segunda venida del Señor.

Es bien sabido que un currículo bien estructurado no produce en sí mismo una excelente escuela. No es muy difícil encontrar casos de escuelas sólidas que tuvieron que cerrar por problemas de gobernanza o una débil ejecución en el liderazgo ejecutivo. Es más frecuente encontrar escuelas que cierran debido a pobres ejecuciones administrativas o falla en ajustarse a nuevas realidades financieras. La inhabilidad de planificar a largo plazo las mejoras en los espacios físicos de la escuela contribuyen a la baja inscripción en algunas escuelas. Las escuelas maduras prestan la debida atención a estos y otros asuntos de similar importancia.

Programa de Acreditación Distinguida y las Escuelas Maduras

Durante el año escolar 2014/15 ACSI aprobó un nuevo protocolo de acreditación superior en cinco centros educativos de Estados Unidos. Completamente respaldado por la Comisión de Acreditación de ACSI, este programa –denominado Exemplary Accreditation en inglés– subraya altos estándares para la escuela en seis áreas claves. Al mismo tiempo, el equipo de ACSI desarrolló un marco global de referencia especificando una progresión para cada uno de los estándares. El resultado de este modelo, ilustrado en el inserto central de esta revista, provee una rúbrica visual de los elementos claves al movilizar una escuela desde sus primeros años formativos hacia la eficacia organizacional y una sólida madurez. La rubrica de la Acreditación Distinguida fue el instrumento que se usó para definir las categorías y elementos del “nivel de madurez” listadas en la columna derecha de la gráfica.

Un Conceptual Marco de Referencia

El Proceso de Mejora Escolar Continua (PMEC) ofrece a la escuela una herramienta para auto evaluarse en estos seis elementos claves. De esta forma es posible considerar cómo la escuela puede “moverse al siguiente nivel” en esa categoría. Por ejemplo, la escuela podría tener bien estructurados los resultados estudiantiles esperados pero tener conflicto con una adecuada fuente de recursos financieros. Un colegio con esta combinación de características podría estar teniendo buenos resultados hasta cierto punto, pero corren el gran riesgo de eventualmente tener que cerrar la escuela. Otras escuelas podrían tener magníficos logros académicos, sólida estabilidad financiera, buenos edificios educativos y apropiados recursos educativos. Pero igualmente pueden tener un cuerpo directivo que no comprende la importancia de estructurar un equipo estratégico de liderazgo directivo, recibir constante desarrollo profesional y evaluarse de acuerdo a procesos establecidos. La viabilidad institucional de largo plazo se pone en riesgo cuando no hay un sólido esquema de gobernanza en función.

Acreditación

Existe una fuerte relación entre los com- ponentes del Proceso de Mejora Escolar Continua y el proceso de acreditación. La línea que separa las primeras dos columnas (en formación y en desarrollo) de las dos últimas columnas (eficacia y madurez) representa la acreditación: las escuelas en la columna del lado derecho han completado la acreditación. Al observar el componente de la formación espiritual, se nota que en tanto las escuelas, incluyendo las emergentes, cuidan genuinamente del crecimiento espiritual de sus estudiantes, las escuelas acreditadas por ACSI deben llenar determinados requerimientos, los cuales están establecidos en el manual de acreditación REACH (estándar 9 en REACH 2010; estándar 7 en la nueva versión revisa- da 2016). Sin embargo las escuelas buscando completar la Acreditación Distinguida tienen una expectativa más alta, al serles requerido usar evaluaciones externas para analizar el clima espiritual de sus instituciones y utilizar los resultados para tomar decisiones que puedan fortalecerlo.

Proceso de Mejora Escolar Continua v.1.0

Esta versión inicial del modelo ha sido llamada Versión 1.0 y ACSI continúa refinando este marco de referencia. El liderazgo regional y continental lo estará compartiendo con sus colegios miembros y se anticipa que este trabajo pueda perfeccionarse en nuevas versiones.


Autor 

Stephen Dill, EdD., sirvió en la Delaware County Christian School en Pennsylvania por 40 años. Actualmente es vice- presidente de ACSI USA.

Descargue el cuadro completo desde el siguiente botón

Descargar
2017-07-04T23:38:36+00:00