//Palabras de aliento de un director de escuela cristiana

Palabras de aliento de un director de escuela cristiana

Por Mark Kennedy

Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo”. (Hebreos 12:2, 3 NVI)

«¿Problemas?», respondió el joven que acababa de terminar su tercer mes como pastor principal de una gran iglesia de Ontario, «no tenemos ningún problema real aquí.» Acababa de preguntarle cómo manejaba los desacuerdos y conflictos de la iglesia. Su respuesta confirmó que no había estado tanto tiempo allí.

Un par de años después me topé con el mismo pastor y le pregunté cómo iban las cosas. «Bueno, tú sabes», dijo con evidente tensión en su cara y en su voz, «esquivando bolas de estiércol todos los días». Una imagen cruda, pero tajante. Aunque sabía lo que quería decir, no me molesté en decir «Bienvenido a las realidades del liderazgo cristiano». No habría ayudado.

Sucede lo mismo con los líderes de es cuelas cristianas. Los problemas inesperados y los ataques no provocados parecen florecer como las flores en cada primavera. De vez en cuando podemos merecerlos, pero con frecuencia no es así. Y muy a menudo vienen de gente que pensábamos que eran nuestros amigos o que estaban de nuestro lado.

«¡Ojalá tuviera yo en el desierto una posada junto al camino! Abandonaría a mi pueblo, y me alejaría de ellos. Porque todos ellos son adúlteros, son una banda de traidores», dijo Jeremías (Jer. 9:2 NVI). Durante mis 25 años como director de una escuela cristiana, ¡algunos días me sentí exactamente así!

Por lo tanto, estoy escribiendo esta carta a la gente valiente que se mantiene en el liderazgo de la escuela cristiana año tras año a pesar de:

  • Padres irracionales que declaran a sus hijos inocentes de cualquier mal comportamiento a pesar de los hechos abrumadores y pruebas de lo contrario.
  • Maestros que calumnian y de otra manera hacen todo lo posible para minar el trabajo del director y/o la Junta.
  • Miembros del personal moral y contractualmente obligados, que abandonan la escuela a mitad de año para optar a una posición mejor remunerada.
  • Miembros de la Junta que permiten a los padres o maestros eludir las líneas de autoridad establecidas y usar su posición para intimidar al director, quienes muchas veces obtienen la simpatía de los padres y el control de la escuela.

Como dijo Charles Colson, “a veces la iglesia es como el arca de Noé: nadie podría soportar la hedentina en el interior, si no fuera por la tormenta en el exterior”.

Realmente desearía no tener que lidiar con este tipo de problemas, pero desafortunadamente Viktor Frankl tenía razón, «Si quieres ser antorcha, debes soportar el fuego».

Como la mayoría de nosotros sabemos, el fuego puede ser muy doloroso. Pero sólo estaremos en problemas si permitimos que el dolor nos abrume de tal forma que nos olvidemos de lo que es realmente importante: que brille como antorcha la luz del Señor, no lo que Pablo llamó nuestros «sufrimientos insignificantes y momentáneos» (2 Co. 4:17 RVC).

Así que, para todos nosotros, líderes educativos, les insto a fijar nuestros ojos en Jesús (He. 12:2) tanto en los tiempos duros, como en los buenos tiempos de nuestros ministerios. Después de estar involucrado en este medio por algún tiempo, usted podrá notar que los directores de escuelas cristianas en todo el mundo están experimentando luchas similares. Y al perseverar, tanto ellos como ustedes, se están convirtiendo en verdaderos héroes de la fe y el Reino de Dios sigue avanzando.

Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.» (Ef. 6:12 NVI)


Mark Kennedy es el director regional de ACSI Eastern Canada. Tiene más de 40 años de experiencia en educación. Ha fundado y fue el primer director de cuatro escuelas en Canadá.

2018-10-19T09:43:45+00:00

Leave A Comment